The QPath Blog


QST

Proceso creativo y defensa de la propiedad intelectual en el desarrollo del software cuántico

QuantumPath® es la primera plataforma que aplica y propone a sus usuarios, desde hace más de tres años, las mejores prácticas de la Ingeniería de Software Cuántico a través de su qIDE (de Quantum Integrated Development Environment):

·       ciclo de vida del software (ALM)

·       100% agnóstico de las tecnologías de los provedores

·       soporte de múltiples enfoques tecnológicos

·       herramientas gráficas para el desarrollo de algoritmos cuánticos para diferentes enfoques tecnológicos

·       arquitectura y herramientas para la hibridación de la TI clásica con la TI cuántica

·      

Dado que somos pioneros en la aplicación de la Ingeniería del Software Cuántico al desarrollo de software profesional listo para la industria no solemos tener referencias prácticas algo que, por ejemplo, ha condicionado que la arquitectura de #QuantumPath® sea única [1] y, por ello, que la inmensa mayoría de las piezas tecnológicas y las soluciones técnicas que hacen posible su fácil uso por los desarrolladores sean originales. Todo, absolutamente todo lo que mencionamos y describimos en nuestros libros, artículos, post, conferencias, etc., es sobre software listo para ser usado para el desarrollo profesional de software cuántico, sobre software que existe.

Por ello no solemos hablar sobre los elementos futuros contenidos en nuestro roadmap tecnológico para los próximos cinco años, porque en ese momento, simplemente, salvo en nuestra planificación y visión del desarrollo de nuestras soluciones y servicios de software cuántico, no existen, y nuestros usuario y lectores merecen todo el respecto y rigor sobre lo que realmente ofrecemos al mercado en cada momento.

En nuestro caso la creación suele partir de ideas y visiones basadas en el conocimiento y, en gran medida, en la experiencia acumulada durante décadas en la prestación de servicios profesionales de software a las organizaciones, de horas de debates debidamente enriquecidas con una enorme dosis de tenacidad dedicada a la búsqueda de resultados. Incluso contando con todo ello, en un ámbito tan disruptivo como el del software cuántico, no siempre se logra crear algo realmente útil para para el desarrollo de sistemas de software cuántico. El proceso creativo en el ámbito del software cuántico es tan elevado que cuando anunciamos nuevas herramientas y/o funcionalidades de nuestra plataforma para el desarrollo de software cuántico nos vemos obligados a definir nuevos conceptos o formas de referirnos a ellas, siempre instanciadas al ámbito cuántico y/o híbrido (por ejemplo qIDE, qALM, QAgnóstico, QHíbrido, qSOA, …), algunas tan incuestionablemente originales que incluso se han convertido en marcas registras, pero todas basadas en profundos conocimientos y, sobre todo, en resultados propios más que demostrables.

Logos_QP_Platform

Como creadores de tecnologías, productos, métodos, herramientas y servicios originales para el desarrollo de sistemas de software cuántico/clásicos listos para la industria sabemos las enormes dificultades implícitas al proceso creativo, lo esquivo e incluso frustrante que puede ser no alcanzar el resultado buscado y, por todo ello, la incalculable satisfacción y valor intelectual de las creaciones para sus autores. De ahí que lo mínimo que como autores esperamos y demandamos por todo ese esfuerzo es el respecto a la originalidad y propiedad intelectual de nuestras creaciones.

Por ello nos enorgullece y estamos agradecidos de que algunos tomen nuestros trabajos como referencia y nos citen (no pocas veces), y otras muchas veces que nuestras definiciones y expresiones sean utilizadas de forma muy rápida por terceros como válidas para describir determinados procesos y servicios en sus publicaciones. Pero también nos molesta que algunos copien de forma sistemática lo que hacemos sin ningún pudor y que, sobre todo, al presentarlo públicamente lo hagan sin complementarlo con el contenido real que da lugar a nuestros anuncios, términos, marcas y expresiones: las tecnologías y herramientas existente para el desarrollo de software cuántico.

Por mucha euforia o presión que sientas algunos por mostrar avances en el desarrollo del software cuántico, no todo vale en aras de aparentar que se es creativo y que se está a la vanguardia del desarrollo del software cuántico. El no tener capacidad de creación, o si la que se tiene no es muy relevante, en ningún caso justifica lanzar campañas de marketing, por muy bien orquestadas que estén, basadas en la apropiación unilateral de lo que otros crean. Actuar así, además, es engañar.

Consideramos muy importante el respecto a los colegas y su propiedad intelectual, así como el rigor meticuloso sobre lo que se dice a los usuarios para evitar falsas expectativas. Ser pacientes y cautos en lo que decimos y cómo lo decimos también deben ser valores de la naciente industria cuántica, sobre todo cuando se carece de ideas y nuevos aportes propios realmente novedosos. Que las buenas intenciones no impidan ver el bosque en toda su extensión y por lo tanto, hablando de bosques, no aceptemos que algunos pretendan llevar a la práctica el discurso sobre la democratización del acceso a la computación cuántica actuando, en su único interés, como una versión desfasada del clásico Robin Hood.

En la computación cuántica el conocimiento y el esfuerzo titánico para materializar resultados es imprescindible para el éxito de su más rápida adopción. Por eso somos de la opinión que nunca agradeceremos y reconoceremos suficientemente a los pioneros de la industria (en particular a IBM en puertas, D-Wave en annealing) por la constancia de su apuesta por la computación cuántica desde décadas antes de que esta se convirtiera, en gran medida gracias a su trabajo, en muy atractiva y que desatara el ego cuántico individual (como bien define esto un buen amigo) y diera lugar a la incontenible y constante catarata de eventos sobre computación cuántica, muchos de los cuales sobre todo valen para ir a mostrarse. Esto último es muy curioso, dado que la velocidad de creación en la computación cuántica (que en nuestra opinión está muy bien), ni remotamente justifica la cantidad, masividad y cadencia de este tipo de actividad, que cada vez más conduce a la reiteración integra del contenido de muchas ponencias y al alto riesgo de generar el aburrimiento de los asistentes por la falta de novedades reales.

Como en cualquier ámbito de la vida, en la computación cuántica compartir conocimiento no es necesariamente regalar. Usar lo que generosamente se comparte con nosotros, adecuadamente referenciado, es reconocer el esfuerzo ajeno y respetar las reglas sobre la propiedad intelectual. Por ello vale la pena destacar, para quienes están “aplicando” inadecuadamente los principios de superposición y entrelazamiento al negocio de la computación cuántica, que copiar en esta industria sin referenciar también es ética y moralmente deplorable, incluso podría ser un delito si así se demuestra.

Por todo ello decimos no a cualquier forma de plagio y uso no autorizado y poco ético del conocimiento y la propiedad intelectual en la computación cuántica. Sí al reconocimiento en todas sus formas, al apoyo y al respeto a todo el que dedique su tiempo a investigar, crear y aportar resultados que faciliten y aceleren la aplicación práctica y útil de la computación cuántica.

[1]  QuantumPath® es diseñada y desarrollada por QST, quien tiene todos los derechos reservados bajo Patente Pendiente. https://www.quantumpath.es/es/acerca-de/